Gallará y Cotte escalaron la ‘’Aguja de la Virgen’’

Los carlospacenses de 16 años fueron la cordada más joven en alcanzar la cima de la torre chubutense de 130 metros de altura. Mirá cómo realizaron la hazaña.

En Piedra Parada, Provincia de Chubut, ”el Cañadón de la Buitrera” siempre le ha llamado la atención a los escaladores argentinos y del mundo. La formación de roca volcánica, emerge de la estepa sureña para crear un paisaje maravilloso para los amantes del trekking y el senderismo.
Allí pisaron tierra hace un año Franco Gallará e Ignacio Cotte, de la Escuela de Escalada Bloque de Villa Carlos Paz. En aquel entonces, Milena e Iván (padres de Franco), fueron los testigos del primer ascenso del binomio carlospacense, quienes consiguieron los primeros largos (dificultad 7b y 7b) con 15 años de edad.
”Con Franco teníamos la idea de subir la aguja porque nos pareció divertido y emocionante lograr llegar hasta arriba. También nos sentimos capaces física y mentalmente para realizarla”, explicó Ignacio.
La revancha se iba a realizar a fines del año pasado, pero Nacho se recuperaba de una lesión de meniscos y Fran de un esguince de codo, por lo que sólo se propusieron a escalar lo más que pudiesen.
Ya en abril, la desafiante ”Aguja de la Virgen” esperaba por Cotte y Gallará, mientras que a pies de la impactante estructura se encontraban Luis Lamas, Julia Millán y Diego “Coco” Calabró, mentor que no pudo acompañarlos por una lesión en el hombro.
Gallará explicó: ”Estábamos con la idea de hacerle un intento y ese día fue como que se dio solo. Estábamos bastante bien mentalmente pero estábamos bastante cansados físicamente del día anterior. Apenas me levanté me dí cuenta que ese era el día. Le dije a Nacho y estuvo de acuerdo. Hablamos con el profe y nos dijo que esperemos hasta el día siguiente pero las cartas ya estaban echadas: ya habíamos armado la mochila y estábamos con todas las pilas. Allá fuimos”.

 

Aguja de la Virgen

 

A las 12:30 hs, inició la escalada con Ignacio liderando en los cuatro primeros largos (7b, 7b, 7ª, 7ª+), en tanto que Franco lo haría en el quinto largo de una mayor graduación: 8ª/8ª+.
El tercer largo se tornó algo duro por la cantidad de piedra suelta y sobre todo, la incertidumbre. Al llegar a la reunión (dos chapas y un parabolt “destrozado” al lado), la situación era muy tensa y les inspiraba algo de desconfianza e inseguridad. Sin embargo, ninguno arrojó la toalla y siguieron hasta concretar el cuarto largo.
Franco pasó a liderar el largo de entre 6 y 7 chapas. Pero a partir de la tercera chapa, saliendo del desplome hacia la placa, se encontraba el crux: la “placa letal”. La progresión se hizo algo lenta y entre gritos y algún que otro insulto, pudo liberarla. Solo quedaban unos desafiantes 10 metros.
”La cima fue un momento lindo pero poco emotivo y de bastante tensión, ya que sabíamos que faltaba toda la bajada y no iba a ser para nada simple. Es más, era lo más peligroso. Además de que ya era tarde, se estaba haciendo de noche. Nuestra cima en realidad, fue el suelo cuando volvimos a bajar”, comentó Franco.
La felicidad de la pareja carlospacense y sus entrenadores es de tal magnitud debido a que ”la Aguja” es una de las torres más desafiantes de Argentina.
Así lo expresaba Cotte: ”Lo que lo hace importante es que es algo no tan fácil de realizar. No es muy común que la gente suba por ese lugar y menos a la edad que tenemos nosotros. Para mí fue algo muy bueno ya que aprendimos a escalar juntos con Franco, y hoy en día, lograr hacer cosas como estas, nos motiva a seguir escalando juntos y concretar todos nuestros proyectos”.

 

Gallará Cotte Escalada Aguja

 

”Es bueno ver los resultados de todo el esfuerzo que hacemos entrenando en el muro junto a nuestros mentores (”Coco” y Julia). Agradecemos a nuestros amigos y familia que nos apoyan en todo lo que necesitamos, siempre están para nosotros”, agregó.
Por su parte, Gallará dijo: ”La verdad que fue una experiencia muy linda y diferente a la de lo que es escalar normalmente para nosotros, pero por suerte estábamos listos para hacerlo y lo hicimos. Además, no sólo lo veo como un logró nuestro sino de todos los que de algún modo ayudaron. Mis hermanos, mis viejos desde abajo, mis profes que nos enseñaron todo lo que sabemos, la fisioterapeuta que me ayudó a recuperarme del codo, etc.”.
Aún sin torneos oficiales confirmados, Nacho se plantea un objetivo diferente al convencional, a aquel relacionado a los resultados: ”Nuestro objetivo principal es seguir disfrutando del deporte que hacemos que es lo que más nos gusta junto a los compañeros. Crecer como escaladores y seguir escalando sin importar la dificultad que logremos subir. Escalar y seguir escalando”.

Cotte Escalada


Amante de los deportes olímpicos, es uno de los periodistas que más sabe de deportes en Villa Carlos Paz. Es redactor de Carlos Paz Deportivo y, además, trabaja en Radio Next (97.1) y Ciudad (99.1).

Comentá en esta nota: