De pie Argentina y Latinoamérica, no dejen de aplaudir

La Selección Argentina no pudo vencer en la final a Alemania. Sin embargo, fuera de lo deportivo, hizo unir no sólo a los argentinos, sino a toda Latinoamérica (excepto Brasil) soñando con que la copa fuera de Argentina.

 

Soy lo que me enseño mi padre, el que no quiere a su patria no quiere a su madre. Soy América latina, un pueblo sin piernas pero que camina”. Comienzo mi columna de opinión -desahogo- con esta frase de Calle 13 que creo, fielmente, refleja el sentimiento que todos tuvimos en este mes mundialista.

 

Mas de 40 millones de argentinos con la misma ilusión, agregando además a los 350 millones de latinos, excluyendo al los casi 200 millones brasileros porque, obviamente, no estaban a nuestro favor; incoherente, pero real. Todos con la ilusión de que su país fuera el campeón del mundo, pero mientras sus respectivos seleccionados fueron eliminados, se unieron a la necesidad de gloria de los latinoamericanos sobrevivientes, quizás con la necesidad de eliminar la opresión que hace siglos nos doblega socialmente.

 

Si me permiten un análisis lógico, debo decir que, la verdadera historia de los mundiales comenzó en México ´86, donde una nueva forma de disputa del torneo se instaló y es la que rige el día de hoy. Desde ese entonces, Argentina se consagró en el ´86 y logró dos semifinales (90 y la reciente). Nuestros vecinos brasileros, se quedaron con la copa en el ´94 y ´02, mientras que perdieron en la final del ´98 ante el local Francia. Esa es la historia mas rica de los latinoamericanos en los “verdaderos mundiales”, como me gusta llamarlos.

 

Pero en este Brasil 2014, se vio reflejado algo muy concreto. Obviamente, Alemania y Holanda siguen con sus fuertes bases y no desprendiéndose del buen fútbol. Se puede hablar de una nueva y prometedora era francesa y belga, pero lo totalmente meritorio es el trabajo de los latinoamericanos. ¿Qué pasaba si, en los cruces de octavos de final, no se enfrentaban latinoamericanos entre sí? Claramente, íbamos a contar, entre los ocho mejores del mundial, al menos, a seis americanos.

 

Con eso quiero hacer referencia a que se aplaude y se disfruta el fútbol local español, el francés, el inglés y el italiano. Pero con lo mostrado en este mundial, queda claro que los que le dan vida a esas ligas europeas, son los latinos. En esto no incluyo a Alemania porque, si bien es cierto que son muchos los americanos que allí hacen sus carreras, su fuerte es la mantención y resurgimiento de nuevos jugadores -estrellas- locales.

 

Poniendo el foco sobre nuestra selección, esta mas que claro que no hay nada para reprochar. La defensa y el arquero, lo más cuestionado antes de la competencia, fue lo mas firme en todo el torneo, pese a los cambios de nombres en los puestos. Tuvimos al mejor jugador del mundial, Javier Mascherano. Lavezzi, Di Maria, Biglia, Maxi Rodriguez y Enzo Perez demostrando que sí están para jugar sea donde sea.

 

Si hilamos fino, el ataque fue los mas flojo de Argentina, siendo que era lo mas “seguro y confiable”. No en la elaboración, sino en la definición. Higuaín y Agüero (obviando la lesión), no tuvieron un buen mundial o, al menos, no el que se esperaba de ellos. desde mi punto de vista, Palacio, demostró más en los pocos minutos jugados. Esto conlleva a pensar entonces: ¿y por qué no teníamos a Tevez en el banco? esa resolución, la dejo a la crítica de cada uno.

 

Que no tuvimos a un Messi en todo su esplendor, es totalmente cierto, pero eso no lleva a responsabilizarlo, bajo ningún punto de vista, de no obtener el primer puesto. Creo que, físicamente, tampoco estaba en su esplendor. En los cuatro primeros partidos, bastó con sus dos o tres apariciones claves pero, desde Bélgica a la final, sólo jugó los primeros 40 minutos de los partidos y después se detuvo a esperar que le llegara la pelota. Insisto, para mi, algún problema físico lo aquejaba. Es una historia que queda inconclusa y, esperamos todos, de corazón, tenga el mejor final.

 

Quiero remarcar la mala organización brasilera de mundial (falta de wi-fi en sectores de los estadios durante los partidos, previo control ante de los juegos, etc); pero lo mas repugnante fue lo de la FIFA. Todos culparon a los arbitros por ciertos errores garrafales pero, a ello, hay que rectificar que fue FIFA quien bajó ciertas líneas que había que respetar. Neuer el Guante de Oro, nominado junto a Romero, para mi gusto, no tuvieron tanta participación clave en los partidos como sí lo hizo Navas, el portero costarricense que sí debió ser elegido mejor arquero del torneo.

 

Messi fue, para la FIFA, el mejor jugador del mundial, a lo que yo me pregunto: ¿En qué estaban pensando las personas que lo eligieron? Si el premio debía ser para un jugador albiceleste, era sin dudas para “El Jefe Mascherano”. Además, en el once ideal no figura algún jugador argentino, siendo que fuimos finalistas. Incluyen a D. Luiz y a T. Silva, quienes junto a Marcelo, fueron los claros responsables de ser el país organizador mas goleado de la historia de los mundiales. Remarco, “repugnante” lo de FIFA.

 

Rescatar y destacar la entrega de los jugadores dentro de la cancha, es imposible si no lo hacemos también con cada uno de los hinchas que estuvo en los partidos y también a cada uno que, desde casa, hicimos fuerza en cada pelota para salir adelante. Con esto hago referencia también a los demás países latinoamericanos que, en la fase final, seguramente hincharon para la albiceleste.

 

Todos estamos contentos, pero a la vez con la amargura de saber que estábamos tan cerca y quedamos tan lejos. A la mayoría de los jugadores, al menos argentinos, que disputaron este mundial, quizás sólo les quede Rusia 2018, donde la esperanza latinoamericana estará, sin dudas, alentando a algún coterraneo para traer la copa a estas tierras, desde donde ayer, Alemania la arrebató por primera vez en la historia de este suelo.

 

 

 


Es Director de Carlos Paz Deportivo, donde se desempeña desde 2013. Especialista en básquet y vóley. Locutor. Conductor de “Impresentables”, por radio FM Soho Station (102.5).

Comentá en esta nota: